• comunicacionlugia

Referencias históricas de Valdepeñas: el salto de Las Chorreras y el primer escudo


Foto de Las Chorreras publicada por Blas Prieto Sánchez en su página de Facebook.

Qué importante es la historia para conocer los orígenes de un lugar, de un pueblo, el porqué de las cosas, lo que sucedió en el pasado… La historia y el pasado es una parte fundamental de nuestra crónica, la que alimenta gran parte de nuestras secciones, y por ende también de este blog.


Y hoy rescatamos dos referencias históricas de nuestro pueblo: el salto de agua de Las Chorreras y el primer Escudo de Valdepeñas.

Vamos una a una.


Actualmente, las Chorreras se han convertido en uno de los lugares más emblemáticos de nuestro pueblo. Un sitio de paseo para todos los valdepeñeros y un lugar de visita obligada para todos aquellos que deciden visitar Valdepeñas.


Pero, más allá de su indudable belleza, ¿sabías que las Chorreras pudieron jugar un papel fundamental en la generación de electricidad a finales del siglo XIX y principios del XX. ¿Conocías este proyecto? Te lo contamos.


Empecemos por el principio. Valdepeñas fue uno de los pueblos pioneros en la provincia de Jaén en la producción y uso de la energía eléctrica. Y es que, ya en 1899, la compañía Electra Industrial Española construyó en el río Susana una central con salto de agua en El Castellón. Esta central, además, no solo abastecía de energía a nuestro pueblo, sino también a todos los de la comarca.


Unos años más tarde, en 1912, el ingeniero Miguel Fajardo puso sobre la mesa un nuevo proyecto para construir un nuevo salto de agua; un proyecto que aún hoy puede consultarse en el archivo de la Comisaría de Aguas de Sevilla.


Lo que se proponía era utilizar las aguas del río Vadillo y aprovechar el desnivel del barranco conocido como Las Chorreras para crear un nuevo punto de generación de electricidad en nuestro pueblo. Concretamente, Fajardo proponía crear un canal, que transcurriera paralelo a la tradicional acequia que discurre por la orilla sur del barranco, y un salto para producción eléctrica.

No obstante, este proyecto hidrológico no llegó a ponerse en marcha.


Hablamos ahora de la segunda parte del artículo que os comentábamos al inicio del post: el primer escudo de Valdepeñas. Es en 1787 cuando encontramos la primera referencia al escudo heráldico de nuestro pueblo, apareciendo descrito y dibujado en la obra de D. Bernardo de Espinalt y García ‘Descripción general geográfica, cronológica, e histórica de España, por reinos y provincias’.



A tres leguas de la ciudad de Jaén, entre Mediodía y Occidente, está situada la villa de Valdepeñas, llamada de Jaén, para distinguirla de otras dos que hay del mismo nombre, una en la Mancha, y otra cerca de Torrelaguna en Castilla”.


“Es habitada de quinientos y cincuenta vecinos, en una Iglesia Parroquial dedicada a Santiago el Mayor. (…) Su jurisdicción ocupa ocho leguas en redondo, atraviesa el río Badillo, y el de Susana nace en su inmediación, y aunque lo más del terreno es montunos, y arenisco, le hacen producir trigo, cebada, garbanzos, lino y vino. (…) Sus montes están plantados de encinas, y alcornoques, que suministran abundantes pastos para la cría de ganado cabrío, caballar, y de cerda, siendo este último el más copioso; hay en ellos buenos colmenares, y caza mayor y menor”.


Por los años de 1508 se empezó a poblar esta villa, pero habiéndose opuesto la ciudad de Jaén, no pudo efectuarse hasta el día 25 de abril de 1539, para lo cual concedió privilegio el Emperador Carlos V y Doña Juana su Madre. Sus primeros pobladores fueron labradores de la ciudad de Jaén, aunque también algunos soldados de a pie y de a caballo de la guardia del Emperador. (…) En el sitio que llaman del Castellón, que dista media legua del pueblo, estuvo el Castillo de Susana, de cuyas ruinas se han sacado en estos tiempos, lápidas de romanos, medallas, figuras de metal, flechas y otras muchas cosas que denotan su antigüedad”.

“Tiene por armas en escudo, la efigie de Santiago Peregrino, del modo que están figuradas en la estampa XII. número veintidós del tomo XII”.

41 vistas0 comentarios