• comunicacionlugia

¿Qué sucedió en Valdepeñas de Jaén el segundo trimestre de 1921?


La semana pasada iniciábamos un viaje a 1921 a través de las actas del Ayuntamiento. Nos centrábamos en el primer trimestre, meses en los que conocimos datos muy interesantes. Hoy continuamos con esta vista hacia atrás y nos vamos a fijar en el segundo trimestre: de abril a junio. ¿Nos acompañas?


La primera sesión de abril se realizó el día 3, cuando se presentaron las recetas facilitadas en medicinas a los enfermos pobres de beneficencia por el farmacéutico D. José Martínez Torres durante los meses de enero, febrero y marzo, acordándose pasen a la comisión de Hacienda para su examen y aprobación. Además, se leyó un telegrama del Gobernador en el que se transcribía una Real Orden del ministro de Fomento relativa a la necesidad de dar en relación jurada tanto por los olivicultores cuanto por los fabricantes de aceite de las existencias que poseían de este artículo, por ser de vital importancia facilitar estos datos para la exportación.

El 10 de abril se informó del traslado de los pilares del Borrego y Salero al Egido para refundirlos en un solo abrevadero, pidiendo al alcalde que, semanalmente, se informe de los gastos de estas obras.


Por otro lado, se nombró por unanimidad a Fermín Navarrete Chacón como oficial 2º de secretaría.


El día 17 se leyó un telegrama del administrador de propiedades en el que se ordenaba al Ayuntamiento anunciar en el Boletín Oficial de la provincia la 3ª y 4ª subasta de la dehesa de Ventisqueros. Además, se leyeron los telegramas del Gobernador, la circular inserta en el Boletín Oficial del día 14 de abril y la Real Orden dada por el ministro de Fomento referente a que en modo alguno se consienta la subida en el precio del pan, autorizando al mismo tiempo para la incautación de trigos, si hubiese necesidad.


La última sesión de abril fue el día 24, cuando se acordó que las rastrojeras de las roturas de la dehesa Ventisqueros durante el periodo de ensayo en que fueron concedidas quedaran a beneficio del ayuntamiento, y por tanto una vez levantadas las siembras constituirán parte del aprovechamiento de pastos de la citada dehesa en su arrendamiento.


Mayo comenzó con sesiones el primer día del mes, donde se leyó un escrito en el que el concejal y 2º teniente de alcalde, Pedro Castro Extremera, solicitó permiso por el tiempo de 3 meses. Además, fue dada cuenta de haber resultado desierta la 4ª subasta del arrendamiento de pastos de la dehesa Ventisqueros, por lo que el alcalde creyó conveniente el nombramiento de una comisión del ayuntamiento para que fuese a Jaén y solicitara al ingeniero de montes la facultad para que el consistorio pudiera autorizar la entrada por cabezas. Por otro lado, se presentó la relación de gastos originados en el Pilar del Egido, siendo de 1.144 pesetas con 40 céntimos por los trabajos de los operarios y materiales invertidos.


El 8 de mayo se leyó un escrito del alcalde, Pedro José Del Moral Fernández, con diversas consideraciones para así justificar su dimisión como alcalde y concejal por el que se acredita que debido a su padecimiento la asistencia a las sesiones le ocasionan violentas excitaciones. Fue aceptada su dimisión como alcalde, pero no como concejal. Dimitió también el primer teniente de alcalde.


Varios días después, el 17 de mayo, Matías Martínez González ocupó la presidencia del Ayuntamiento, ya que no concurrieron las personas que, por superior categoría jerárquica, les correspondía. Se produjo también una primera votación para la elección del cargo de alcalde, con un resultado de 6 votos para Juan Duro Ramírez, 4 votos para Juan Manuel Peinado Nieto y una papeleta en blanco. Al haberse obtenido una mayoría relativa y no absoluta, se debió realizar una nueva elección en la próxima sesión plenaria. Mientras, Juan Duro Ramírez ocuparía el cargo de manera interina. Por su parte, la elección del primer teniente de alcalde se zanjó con 6 votos para Matías Martínez González, cuatro votos para Javier Aceituno Nieto y 1 voto para Felipe Cabrera Castro.


Puede leerse esto de las votaciones: “El señor Milla sostiene que en los nombramientos de alcaldes siempre se abstuvo, pero en esta ocasión la minoría republicana socialista debe justificar su conducta de haber votado la candidatura monárquica para contrarrestar los abusivos actos realizados por un intruso de lejanas tierras, que desde hace algunos meses viene molestando a dicha corporación, perturbando sus acuerdos y disposiciones. El propósito de esta minoría no ha sido combatir las candidaturas de los señores Peinado y Aceituno, personas dignísimas y competentes. Tanto la minoría republicana socialista como los otros concejales monárquicos, gravemente ofendidos por actos dictatoriales tramados a la sombra y con torpes propósitos, tenían que velar por el prestigio y la dignidad de la corporación, derrotando a una candidatura obra del caciquismo que pretendía invadir injustamente sus derechos y atribuciones. El señor Martínez González dice que debido a su edad y achaques no podrá desempeñar el cargo, aun cuando sea interino, por el tiempo que ha sido nombrado”.


El 24 de mayo se produjo otra votación para la elección de alcalde, siendo este el resultado: 6 votos para Juan Duro Ramírez y una papeleta en blanco. Nuevamente, es elegido como alcalde interino y se establece que quedará definitivamente elegido el que mayor número de votos obtenga en la sesión próxima. En la votación para teniente de alcalde el resultado fue 6 votos para Martínez González y 1 voto para Aceituno Nieto, quedando elegido el primero con carácter interino.


La última sesión de mayo, la del día 31, se informó de que el gobernador había remitido 50 tubos de vacuna para vacunar y revacunar a los pobres de la beneficencia. Y se desarrolló la tercera votación para la elección de los cargos de alcalde presidente y primer teniente de alcalde. Finalmente, resultó elegido para el cargo de alcalde Juan Manuel Peinado Nieto y como teniente de alcalde Javier Aceituno Nieto. No obstante, ninguno había asistido a la sesión.


Llegado junio, el día 7 se celebró una sesión en el ayuntamiento en la que se leyó un telegrama del señor Fantony dirigida al alcalde, al haber obtenido representación por el Distrito de Martos, según el artículo 29 de la Diputación Provincial, ofreciendo cooperación para la defensa de los intereses del ayuntamiento.


Una semana después, el día 14, el señor Duro expresó que, como en vista de que varios concejales habían dejado de asistir a la sesión sin justificar las causas, se veía en la ineludible precisión de imponerles la multa que el artículo 98 de la Ley determina para estos casos. Hacía referencia a los ya elegidos alcalde y primer teniente de alcalde. El señor Milla y el señor Martínez González insisten en abandonar sus cargos hasta que la situación anómala con la alcaldía se resuelva. El señor Duro los invita a esperar hasta saber el resultado que se daba en la reunión del partido liberal. Ambos concejales aceptan.


En la sesión del 21 de junio fue dada cuenta de cómo se habían cumplimentado las superiores circulares del señor gobernador e inspector de sanidad de la provincia revacunando al censo escolar del pueblo, y con el sobrante de tubos de linfa se han publicado edictos para destinarlos a revacunar a los pobres de la beneficencia. Además, el señor Cobo ruega a la presidencia que se requiera al individuo que había quitado los mojones de una era terriza en el sitio llamado Saladillo de D. Fernando, en el camino real, por el prejuicio ocasionado a los vecinos privando de secar sus agostos, apropiándose de cierta extensión de terreno uniéndolo a una viña de su propiedad. El señor Duro ofrece enterarse y dejar aquello en el ser y estado en que se encontraba.


La última sesión, la del 28 de junio, se leyeron íntegramente las cuentas municipales respectivas al 2º semestre del año 1920 a 1921, tanto de los ingresos como de los gastos. Se acordó su aprobación hasta tanto estuvieran reunidos todos los señores concejales del ayuntamiento.


Además, se acordó, a petición del señor Milla, redactar un oficio en el que se invitara amistosamente a no asistir a las próximas sesiones a los concejales que llevaban un mes sin asistir ni justificar las causas de su ausencia, “y que se expida copia de dicho acuerdo al señor Gobernador Civil de la provincia, para que esta autoridad vea que se han agotado todos los medios que el compañerismo impone”. Además, pedía que “si para la sesión próxima no asisten los señores concejales citados, en los cuales recaían la mayoría de los cargos de las respectivas comisiones que tiene el ayuntamiento, dejarlos cesantes, y que se procediera a nombrar nuevas comisiones entre los concurrentes para que la administración funcione, ya que tanto perjuicio estaba ocasionando este estado a los intereses municipales. El señor Martos dice que no deben darse más prórrogas, si no poner en conocimiento del señor Gobernador cuanto viene aconteciendo”.




25 visualizaciones0 comentarios