• comunicacionlugia

Población y poblamiento en Valdepeñas de Jaén desde su fundación hasta nuestros días


Fotografía de Juan de Dios Amate publicada en su perfil de Facebook.

Si algo caracteriza al comportamiento humano de los últimos años en lo que a población y asentamientos para vivir se refiere, a nadie le pilla por sorpresa la afirmación de que las grandes urbes han crecido exponencialmente en detrimento de las zonas rurales. Es un hecho que no deja de consumarse año tras año en las últimas décadas. Fue a mediados del siglo XX cuando la población rural empezó a caer por primera vez en la historia reciente. Y empezó a caer a una velocidad nunca vista: casi 3 millones de personas dejaron las zonas rurales para irse a las ciudades.


Con este trasfondo, ¿qué es lo que ha ocurrido en Valdepeñas de Jaén? Precisamente de esto nos hablará en un artículo que saldrá publicado en nuestra próxima crónica Juan Infante Amate, profesor titular de la Universidad de Granada y subdirector del Departamento de Teoría e Historia Económica de la misma institución.


En este post queremos haceros un adelanto del interesante estudio llevado a cabo por nuestro paisano. Pero como decimos, es solo un adelanto y os aconsejamos con vehemencia que lo leáis al completo cuando la crónica esté publicada para entender este movimiento poblacional de Valdepeñas.


“En este trabajo realizamos un estudio sobre el cambio poblacional en Valdepeñas. Estimamos el cambio poblacional desde su fundación hasta nuestros días, analizando las principales fases de expansión y caída, así como las causas que explican estos procesos. Después, estudiamos la geografía del cambio poblacional. No solo ha cambiado el número de personas que viven en el municipio sino también la manera en la que se distribuyen por el mismo. Para ello reconstruimos la población que vivía en el casco urbano del pueblo, así como las que vivían en cortijos, cortijadas, caserías, etc.”, explica Juan.


Todo ello, teniendo en cuenta, además, que estos cambios no han tenido lugar en Valdepeñas de manera aislada, sino que forman parte de tendencias nacionales e incluso globales.


El origen de Valdepeñas, tal y como nos cuenta Juan, se remonta casi medio milenio atrás, cuando unas 160 familias, que deberían sumar unos 700 habitantes, se asentaron en el Valle de los Osarios, al sur del Reino de Jaén. Fueron esos colonos quienes constituyeron el núcleo poblacional que dio origen a nuestro pueblo.


Posteriormente, se encuentran datos registrados hacia mediados del siglo XVIII en el Catastro del Marqués de la Ensenada, donde se apunta que ya había más de 400 familias en Valdepeñas. Pero “el gran crecimiento poblacional en Valdepeñas vendría después: entre 1750 y mediados del XIX, cuando la población pasó de unos 1.700 habitantes a algo más de 4.500. ¿Por qué ocurrió esto? Hubo dos grandes cambios que ayudan a explicar el gran crecimiento poblacional en el conjunto de España y, seguramente, también ayudan a explicar el crecimiento en Valdepeñas. Por un lado, los avances en la medicina y la higiene. Por otro lado, los servicios públicos mejoraban y, con ello, se reducía la posibilidad de que proliferaran infecciones y brotes epidémicos”, asegura Juan.


Dos siglos después, en las primeras décadas del siglo XX la población de valdepeñas ya alcanzó los 7.000 habitantes y se esparcía por casi todo el municipio, poniendo en cultivo la mayor parte del término, incluso las zonas menos productivas. “En ese momento, la población se estancó. Entre 1900 y 1950, el crecimiento de la población bajó al 0,2%, el nivel más bajo desde la fundación y, entre 1920 y 1950, se mantuvo prácticamente estable. Valdepeñas había alcanzado su máximo poblacional”, nos explica Juan.


Y continúa: “Tras la fase de estancamiento tuvo lugar un proceso inédito en Valdepeñas: su población cayó de manera continuada por primera vez en su historia. A lo largo de la historia habían tenido lugar procesos de contracción poblacional puntuales debido a epidemias, sobre todo a brotes de cólera en el siglo XIX. Sin embargo, desde la década de 1950 tuvo lugar un proceso distinto: una caída continuada de la población que llega hasta nuestros días. De los 8.000 habitantes de mediados del siglo XX la población cayó a menos de 6.000 en 1970, bajó de 5.000 en 1985 y actualmente está en menos de 3.700, que eran los habitantes que había en Valdepeñas a principios del siglo XIX. En poco más de tres décadas la población había retrocedido a los niveles de hace dos siglos”.


Sin embargo, este descenso no es algo que ocurra solo en Valdepeñas, sino que, como comentábamos al principio, se trata de un proceso global que está afectando a todas las zonas rurales.


Evolución de la población en Valdepeñas de Jaén. El cuadro superior muestra la tasa de crecimiento anual por períodos. Fuentes: Martínez (2003), Censo de Floridablanca, Catastro de Ensenada, Censo de Población y Padrón de población.

¿Y qué tipo de poblamientos ha habido a lo largo de la historia?


“Según el Catastro de Ensenada de los poco más de 400 vecinos que había en Valdepeñas, algo más de una decena vivía en cortijos. Aunque es presumible que ya hubiera gente viviendo en núcleos dispersos a lo largo de la historia, es la primera vez que se señala que una parte nada despreciable de la población, en torno a 50 habitantes, había empezado a vivir fuera del núcleo principal. La población de Valdepeñas no solo cambiaba en número, sino que también cambiaba los lugares elegidos para vivir”, escribe Juan en su artículo.


Y continúa: “A partir de ese momento, el número de habitantes en los cortijos y en otro tipo de hábitats dispersos creció a un ritmo muy fuerte. El padrón de viviendas de 1.858 contabiliza, además del núcleo principal, donde vivían 4.127 personas, 3 caserías y 103 cortijos que albergaban, entre todos, 735 habitantes. Dicho de otra forma, un 15% de los valdepeñeros vivían ya fuera del núcleo principal. Con esta información podemos saber qué cortijos existían entonces, cuánta población albergaban y, lo más importante, si cruzamos esta información con cartografías toponímicas actuales, esto es, mapas que identifiquen el nombre y el lugar de cortijos y parajes, podemos saber dónde se ubicaban y, así, cartografiar los cortijos de Valdepeñas en 1860.”


Mapa de los cortijos y cortijadas de Valdepeñas en 1860 según su número de viviendas. Fuentes: elaboración propia a partir del Nomenclátor de 1860, bases de datos toponímicas de la Junta de Andalucía, Catastro y mapa de cortijos de José Manuel Marchal.

Si este artículo te ha parecido interesante, espera a que lo publiquemos de forma integra en nuestra crónica, donde Juan Infante nos desvelará otros muchos aspectos importantes, y muy interesantes, de la población y poblamiento en Valdepeñas de Jaén desde su fundación hasta nuestros días.

124 vistas0 comentarios