• comunicacionlugia

Mª Ángeles Estepa Madera, una nueva ‘valdepeñera por el mundo’ que se atrevió a cruzar el charco



Cuando decimos que en cualquier lugar del mundo puede haber un valdepeñero, estamos lejos de equivocarnos. Y gracias a nuestra sección ‘Valdepeñeros por el mundo’ lo vamos descubriendo crónica a crónica. Son muchos los paisanos que han salido de nuestro pueblo y muchos los lugares a los que se han dirigido.


Una de ellas es Mª Ángeles Estepa Madera, que, aunque actualmente reside en Madrid, dio el paso de cruzar el charco para vivir en Nueva York. Te adelantamos un poco de su historia, que ha querido compartir con nosotros para la próxima crónica.


Mª Ángeles tiene 37 años y es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Granada y cuenta con un máster en Marketing Digital, sector en el que trabaja actualmente.


Antes de ello, ha trabajado en otros ámbitos, como en atención al cliente o en varias asesorías en el departamento fiscal. “Aunque de todos mis trabajos del que más me acuerdo es de la vendimia en Francia, la cual me dejó muchos recuerdos y anécdotas, como a la mayoría de la gente joven que fuimos”, asegura Mª Ángeles.


Fue en el año 2015 cuando decidió marcharse a Estados Unidos “debido a la situación tan inestable que tenía a nivel profesional en aquellos momentos”. “Mi principal objetivo era aprender inglés y volver a España para conseguir un trabajo que no fuera de carácter temporal. Durante mi estancia en New York estuve trabajando en un restaurante italiano. Principalmente me encargaba de la gestión de reservas y de acomodar a la gente, además de la gestión de los pedidos online”, nos cuenta.



Cuatro años después, Mª Ángeles regresó a España. Concretamente a Madrid, donde, como comentábamos anteriormente, reside actualmente.


De las diferentes ciudades en las que ha vivido, cuenta con buenos recuerdos. Destaca, por ejemplo, Granada, donde realizó su carrera. También vivió 3 años en Córdoba. “Y tengo que decir que me encantó, al igual que Granada, ya que soy muy fan de la arquitectura árabe y del encanto que tiene pasear por sus calles”, comenta.


Y continúa: “De Córdoba me fui a EEUU. Allí vivía en New Jersey, pero trabaja en Manhattan. Vivir fuera de España y en una ciudad como Nueva York ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Aprendes a adaptarte rápido, conoces a gente de muchos países y culturas, lo que te enriquece cultural y personalmente. En EEUU viví mis peores y mejores momentos”, nos cuenta.

Además, aprovechando su estancia en Nueva York visitó otras grandes ciudades, como Washington DC, Filadelfia o Nueva Orleans, así como Toronto y las cataratas del Niagara.




A Mª Ángeles le preguntamos qué personas habían marcado su camino académico y laboral. Y esto nos respondió: “A nivel académico tengo que hablar de algunos de mis profesores de inglés durante mi estancia en EEUU, como Alissa o Mario, que me motivaron mucho a pesar de que fui con un nivel muy básico. También profesores como Margaret, que me daba programas de adobe y por la que empecé a interesarme por el diseño”, nos explica.

Destaca también a sus profesoras de estilismo del curso de Consultoría de imagen que realizó también e Estados Unidos, y gracias al que participó en la Fashion Week de Nueva York vistiendo a modelos para firmas como Brock o Naeem Khan.


¿Y cuál es la motivación de Mª Ángeles para conseguir sus metas? “Sobre todo ilusión y pasión en todo lo que voy haciendo. A pesar de las distintas cosas que he realizado cada una de ellas me ha enseñado algo y me ha ido ayudando a desarrollar distintas habilidades que ahora me están viniendo genial”, comenta.


Nos gusta que nuestros valdepeñeros por el mundo nos cuentan algunas de sus anécdotas durante su estancia en otros lugares. Y esta es la que destaca Mª Ángeles. “Nos lo pasábamos muy bien en los establecimientos de restauración donde te llaman para recoger el pedido. Allí, junto a mis amigos, lo que hacíamos era pedir con un nombre de persona famosa de España, sobre todo del papel couché”, ríe.


Por supuesto, echa de menos a su pueblo. “Al principio la familia, la comida y las fiestas populares. Aunque es verdad que luego te acostumbras y cada vez te integras más en el país. Pero nunca se puede olvidar la feria con el Cristo de Chircales, a la que me gustaría ir este año, ya que llevo bastante tiempo sin ir” finaliza.

292 visualizaciones0 comentarios