• comunicacionlugia

Juan Infante y María Victoria Peinado, nuestros ‘Valdepeñeros por el mundo’ de la próxima crónica



Sabemos que os encanta nuestra sección de ‘Valdepeñeros por el mundo’. Por eso, hoy os hacemos un adelanto de las entrevistas que publicaremos en la próxima edición de nuestra crónica, la 133. En esta ocasión, hablamos con Juan Infante Amate y María Victoria Peinado Espinosa. Os suenan, ¿verdad? Pues vamos a hablar un poquito sobre ellos. Pero recordad que esto es solo un pequeño adelanto. ¡No os perdáis las entrevistas completas en nuestra próxima edición!


Juan Infante Amate cuenta con un amplio currículum. No en vano, es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Jaén, Master en Agroecología por la Universidad Internacional de Andalucía y Doctorado en Historia Ambiental por la Universidad Pablo de Olavide.


Debido a sus estudios y trabajo, ha viajado mucho por diferentes lugares del mundo. Reconoce que algunas de las ciudades que más le han marcado han sido Tokio y Shangai “por su contrates de cultura oriental y occidental”. “Pero si tuviera que elegir un sitio, me quedo con Heredia (Costa Rica), donde conservo grandes amigos y me siento como en casa”, explica.


Al ser preguntado por las personas que le han dejado huella lo tiene claro. En primer lugar, su familia, sus padres, su hermano y Paqui, su mujer. “A ellos debo mi gusto por la lectura y los viajes”. ¿Y en su época de estudiante? Pues no se olvida de José Moraga, su profesor de Historia y Economía en el instituto. “Despertó mi interés por la investigación y con él descubrí el pensamiento crítico”, cuenta.


De su vida fuera de España, nos cuenta algunas anécdotas. “Las más divertidas tienen que ver con las confusiones por el idioma. En un restaurante en Viena pregunté por los ingredientes de varios platos y el camarero entendió que los estaba pidiendo. ¡Al final me vi con varias fuentes de comida para mí solo!”


¿Y qué es lo que más echa de menos de Valdepeñas de Jaén? Lo tiene claro: la familia, los amigos y los paisajes de su infancia.


Por su parte, María Victoria Peinado Espinosa es Licenciada en Historia por la Universidad de Granada y Doctora en Arqueología con la tesis ‘Cerámicas comunes romanas en el Alto Guadalquivir: el Alfar de los Villares de Andújar’.


¿Qué lugares han marcado a María Victoria? En mi vida profesional hay tres lugares que considero que me cambiaron mi perspectiva como arqueóloga y también como persona”, nos cuenta. Estos son Chipre, donde estuvo excavando en Páfos cuando tenía solo 22 años; Cosa, un yacimiento romano situado en la ciudad italiana de Orbetello (Grosseto); Y Roma, su ciudad favorita. “Todavía no he viajado a ningún sitio que me haya impactado tanto como esta ciudad”, reconoce.


En cuanto a las personas que le han dejado huella destaca a varios de sus profesores, como su maestra de primaria, Doña Josefina; su profesor de Historia del instituto, José Moraga; o sus profesores de arqueología Pedro Aguayo o Andrés Adroher. “Pero sobre todo las personas que más me han marcado han sido mis padres. Ellos no tuvieron la oportunidad de estudiar, pero su ejemplo de personas trabajadoras, empeñadas, honestas y luchadoras me inspira cada día. Mi madre nos dejó muy pronto, pero la siento presente cada día, sé que le hubiera gustado mucho leer esta entrevista”, nos cuenta.


De su vida fuera de España reconoce que tiene muchas anécdotas, “pues ha sido mucho tiempo viviendo fuera”, pero recuerda con cierto cariño su llegada a Roma para la primera estancia de investigación.


Afirma que añora mucho a su pueblo, sobre todo a su familia, a su padre, a su hermana y a su perro, Lennon. “También a mis tías, que las adoro y admiro y que son un pilar fundamental en mi vida”.