• comunicacionlugia

Fiesta de la Candelaria: la recuperación de una antigua tradición desde Lugia



Ilustración de Emiliano Herrera.

Hoy es 2 de febrero y se celebra la festividad de la Candelaria. ¿Y a quién no se le viene a la mente una enorme hoguera en el ferial bebiendo chocolate caliente y comiendo tortas y rosetas? (Sí, sí, rosetas, que en Valdepeñas comemos rosetas y no palomitas. ¿O no?).


Pues sí, hoy es la fiesta de la Candelaria que, como sabéis, se celebra 40 días después de Navidad. Pero, ¿conocéis el origen de esta celebración? El Día de la Candelaria se celebra cada 2 de febrero para conmemorar la presentación de Jesús en el templo y la purificación de la Virgen tras el parto. Además, es la Patrona de las Islas Canarias, donde se apareció a dos pastores en la isla de Tenerife.


Pero no solo de motivos religiosos está llena esta celebración. También tiene relación con el tiempo y la meteorología. ¿Cómo? Pues porque a partir de esta jornada quedan, aproximadamente, los mismos días para que se acabe el invierno que los transcurridos desde su inicio. Y esto, antiguamente, significaba para los campesinos el comienzo de días de más calor y jornadas más largas, lo que les permitía incrementar sus cosechas.


Para Lugia, la Fiesta de la Candelaria ha sido también una tradición muy importante. No en vano, allá por la década de los 80, concretamente en 1985, y siguiendo con nuestra tarea de recuperación y fomento de las costumbres y tradiciones de nuestro pueblo, la Asociación organizó, en las Eras de Santa Ana, y con la colaboración de los niños del Bahondillo, una fiesta para conmemorar La Candelaria. Tal y como queda recogido en la crónica de enero, febrero y marzo de 1985, “desde bastantes días antes, los niños comenzaron a reunir los materiales (paneros, leños, ruedas…) para que fueran quemados el 2 de febrero”.


Ilustración de Rafael Rivilla.


Durante la fiesta de ese año, a la que acudieron centenares de personas, se consumieron 14 kilogramos de grano de maíz para elaborar las tan típicas rosetas y alrededor de 50 litros de vino. Gastos que corrieron a cargo de Lugia.


En crónicas posteriores, en la de enero, febrero y marzo de 1986, un artículo hablaba de los orígenes de esta tradición. Y esto era lo que explicábamos:


Tras ello, se explicaba cómo fue la celebración durante ese año. “Valdepeñas se ha sumado a la celebración de la Candelaria con dos actos: uno religioso y otro profano. El primero consistió en la Santa Misa y bendición de las velas en la Iglesia de San Sebastián y posterior procesión con antorchas y numerosos niños ataviados a la antigua usanza hebrea, a los que un nutrido público acompañó portando sus velas, hasta la iglesia parroquial, donde se repartieron las típicas tortas y chocolate a todos los asistentes”, podía leerse en el artículo.


Para el segundo acto, el no religioso, Lugia, y siguiendo con el compromiso adquirido al año anterior, organizó la quema de ‘La Candelaria’, esta vez en el Ferial. “El entusiasmo y gran afluencia de los vecinos sobrepasó todos los cálculos. La pequeña barra, instalada y atendida por los miembros de la Asociación no paró en proporcionar rosetas, vino y refrescos de forma gratuita a todos los vecinos”, explicábamos. Concretamente, 40 kilos de rosetas, 14 cajas de vino y 10 cajas de refrescos. Eso sí, con la ayuda y colaboración del Ayuntamiento, Disco Pub Azahara, Bar Barranco, Miguel Tello, Caja de Ahorros de Ronda, cerveza El Alcázar y cervezas El Águila.



Volvemos a hacer referencia a esta fiesta en la crónica de enero, febrero y marzo de 1987, donde se hacía hincapié en el objetivo marcado por Lugia para recuperar esta tradición, “una tradición que, sin llegar a perderse, había estado unos años muy en decadencia”.


En esta edición se explicaba, además, los motivos por los que se decidió unificar las diferentes lumbres de los distintos barrios en una sola. Se puede leer aquí:


Solo esperamos que, una vez esta pandemia pase, podamos recuperar con el entusiasmo de antaño esta gran tradición para todos los vecinos de nuestro pueblo.

49 vistas0 comentarios